Seguidores

lunes, 5 de agosto de 2013




Llegar limpia de nombres
a tu nombre
sin gestos del pasado
ni voces que reclamen
como recién nacida
que viera por vez primera
a alguien
que no fuera su madre
sin ecos reconocibles
y poder nombrar nuestra mirada
con palabras nuevas
que contengan
la profundidad
del primer día sobre la tierra.

Neus Aguado


Del blog "Poesía del Toro de Barro"





2 comentarios:

  1. Y limpia también de recuerdos para que cada nombre sea nuevo de veras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, amiga, como si cada vez fuese la primera.

      Un abrazo

      Eliminar