Seguidores

miércoles, 20 de agosto de 2014

La gƏntƏ dicƏ








La gente dice que me he vuelto loco
Porque no uso corbata
Ni sombrero. O porque me enamoro
Siempre cuando llueve
O hace frío. La gente se ríe
De mi corazón cuando estornudo
Cuando lloro o cuando respiro
Pero la verdad es que la gente
Detesta mi cara de payaso
Asustado. Y sobre todo mi bolsillo
Siempre vacío y la oscuridad
En que me muevo entre destello
Y destello

Jorge Eduardo Eielson



sábado, 16 de agosto de 2014

PREGUNTA






me preguntó el altivo poeta
¿ a dónde quería llegar ?

a una mecedora al abrigo de las retamas
y la tarde cayendo sobre el espejo de la charca
empañado por las patas de las garzas

y si puede ser / que lilen los lilos

le contesté



Eladio Orta en "Ridiculum Vitae"





miércoles, 13 de agosto de 2014

motivos






Ayer volví a ver una película -¡qué importa cuál sea!- que me ha enseñado, con más claridad que nunca,  que lo que no se dice es siempre lo más importante, que los motivos por los que no se dice son siempre los más poderosos, porque esos motivos podrían destrozarnos. Y me ha enseñado también que el mundo es de los locos, de los que no acatan, de los que sueñan, de los que son capaces de romper barreras, porque de lo contrario esas barreras acabarán contigo. Y que es posible que aun así te maten.

Monalisa





viernes, 8 de agosto de 2014

casi una oración





Los amantes de las grandes cosas
de lo enorme, lo llamativo, lo titánico
lo que ellos creen grandioso y admirable
en su afán de exhibirse para su gloria
cotidianamente calculada  
no sabrán ver nunca que la vida
está hecha de pequeños gestos
de valiosísimas pequeñeces.

Un vaso de agua fresca en la tarde de verano
ofrecido por la mano de quien has esperado siempre
una pequeña flor cualquier día del año
una sonrisa como un guiño secreto en medio de la multitud
un abrazo a plena luz del día sin ningún porqué
y aun en la íntima penumbra de la alcoba
la quietud del cuerpo a cuerpo bebiendo la armonía
la pincelada roja de Vermeer en la memorable boca
tu mirada clavada en la mía que contiene
la historia universal de todo lo humano
incluso el apartar la mirada cuando las palabras duelen
las cosas tan sencillas que te cuentan al oído
la paz de un alma en paz
la canción que escuchaste mil veces
porque te hace recordar y temblar
saltar por encima de una sombra que te cerca
la dedicatoria que un día recibiste es mucho más que
cuatro letras en tinta negra que alguien pensó para ti
la llamada inesperada de tanta espera
para escuchar tu voz en medio del ruido
la satisfacción de no necesitar mentir ni fingir
el cálido y luminoso arrullo del tú y yo
la palabra leída que te hace cerrar el libro y respirar
y soñar
el regalo recibido sin necesidad de excusa ni ocasión
romper la tristeza de otro con paciencia de artesano
un dedo que roza tu piel sin esperarlo
con tanta ternura
que alguien te abra la puerta y diga “esta es tu casa”
si me necesitas llámame
la luz del ocaso de cualquier día
el sonido del timbre sabiendo que eres tú
las arruguitas que se hacen en torno a tus ojos cuando ríes
porque eres tú y ríes y eres tú
y ríes.
La libertad

Los amantes de las grandes obras no tienen otra cosa que dar
sólo es magnitud, cantidad, metros y nada más.
Se encierran en sus atalayas y son ellos
ellos son y nada más. Vasallos de sí mismos
leones reinando en un desierto vacío
no sabrán agradecer la mano que aplaca su sed
ni la que intentó rescatarlos de la sequía
no saben que en el silencio y la quietud se encuentra la verdad
no son libres encadenados como están a su gran éxtasis efímero
y encerrados en su mundo suyo y de nadie más
no ven que el empeño es vano que están atados y solos
torpes
tan torpes que no saben ni quieren mirar
nunca sabrán perdonarse ni quererse ni sabrán perdonar
no ven más que el objeto de perpetuarse en su vanidad
y se demuestran que el arte es lo que no es.

Sólo quien ve que la pluma es lo que hace al ave
será libre y sabrá amar
Será libre

Monalisa




martes, 5 de agosto de 2014

cumpleaños






que mi corazón esté siempre abierto a los pequeños
pájaros que son los secretos de la vida
lo que sea que ellos canten es mejor que conocer
y si los hombres no los escuchan son hombres viejos

que mi mente pueda deambular hambrienta
y sin miedo y sedienta y flexible
y aun si es domingo que yo pueda estar equivocado
pues cada vez que un hombre tiene razón no es joven

y que yo mismo no pueda hacer algo útil
y amarte más que verdaderamente, mucho más
nunca ha habido alguien tan tonto como para fracasar
al cubrirse con todo el cielo con una sola sonrisa

E.E.  Cummings




jueves, 31 de julio de 2014

A VECES




 



A veces
            alguien te sonríe tímidamente en un supermercado
            alguien te da un pañuelo
            alguien te pregunta con pasión qué día es hoy en la sala de espera del dentista
            alguien mira a tu amante o a tu hombre con envidia
            alguien oye tu nombre y se pone a llorar.

A veces
            encuentras en las páginas de un libro una vieja foto de la persona que amas y
                 [eso te da un tremendo escalofrío
           vuelas sobre el Atlántico a más de mil kilómetros por hora y piensas en sus ojos
                 [y en su pelo
            estás en una celda mal iluminada y te acuerdas de un día luminoso
            tocas un pie y te enervas como una quinceañera
            regalas un sombrero y empiezas a dar gritos.

A veces
            una muchacha canta y estás triste y la quieres
            un ingeniero agrónomo te saca de quicio
            una sirena te hace pensar en un bombero o en un equilibrista
            una muñeca rusa te incita a levantarle las faldas a tu prima
            un viejo pantalón te hace desear con furia y con dulzura a tu marido.

A veces
             explican por la radio una historia ridícula y recuerdas a un hombre que en vida
                 [fue tu amigo
            disparan contra ti sin acertar y huyes pensando en tu mujer y en tu hija
            ordenan que hagáis esto o aquello y enseguida te enamoras de quien no hace ni
                 [caso
            hablan del tiempo y sueñas en una chica egipcia
            apagan lentamente las luces de la sala y ya buscas la mano de tu amigo.

A veces
            esperando en un bar a que ella vuelva escribes un poema en una servilleta de
                 [papel muy fino
            hablan en catalán y quisieras de gozo o lo que sea morder a tu vecina
            subes una escalera y piensas que sería bonito que el chico que te gusta te
                 [violara antes del cuarto piso
            repican las campanas y amas al campanero o al cura o a Dios si es que existiera
                 [miras a quien te mira y quisieras tener todo el poder necesario para mandar
                 [que en ese mismo instante se detuvieran todos los relojes del mundo.

A veces
            sólo a veces gran amor.

J.A. Goytisolo




sábado, 26 de julio de 2014

canción de vida


Para la nueva vida que llega con nombre de fado.




Amor de vida recién llegada
Mira la luna tierna y creciente
Acunando esa carita adorada.
Linda niña, flor de miel celeste
Imagina la vida esperanzada
Andando hacia ti para quererte.


Monalisa










jueves, 24 de julio de 2014

INSOMNIO





Quedo distante de los sueños.
Abandona mi frente su marea,
avanzo entre las piedras calcinadas
y vuelvo a dar al cuarto que me encierra:
aguardan los zapatos, los lazos de familia,
los dientes de sonreír
y la impuesta esperanza:
mañana cantarán las sirenas.
                                            (Y en mi sangre
otro canto se eleva: Yo no digo 
mi canción sino a quien conmigo va...)

Sórdido fabricante de fantasmas,
de pequeños dioses oscuros,
polvo, mentira en la mañana.
Desterrado de la cólera y de la alegría,
sentado en una silla, en una roca,
frente al ciego oleaje: tedio, nada.

Atado a mi vivir
y desasido de la vida.

Octvio Paz




lunes, 21 de julio de 2014

SABIENDO QUE ERES MAR






Sabiendo que eres agua, que eres sal,
que en la fuente primera de tus pies,
antes de que los dioses despertaran,
tu sangre no era roja todavía,
y eran olas el tono de tus voces,
tus latidos, tus pasos vacilantes,
la luz de tus pupilas y tu aliento,
y esa risa que envidian las gaviotas;

sabiendo que eres mar azul y blanco;

sabiendo que eres playa, espuma, brisa,
luna de amaneceres, sol nocturno,
y que tanto te abruman los teléfonos,
las listas de correos, los periódicos
y el gris asfalto de las autopistas;

sabiendo como sabes todo eso,
¿cómo no levar anclas de una vez
y salir a buscarla en alta mar?


Joaquín Copeiro  en "Desde tierra adentro"




jueves, 17 de julio de 2014

tacto feliz






De la mujer que amo he aprendido
la canción del silencio. Ahora sé
lo que tú me decías sin palabras.
Tacto febril, amor, cuando en la noche
conversas con mi piel, cuando apareces
brotando entre los cuerpos cotidianos,
deshaciéndote en golpes,
no dejes, no, que las primeras luces
empañen mi contorno,
que la palabra rompa este momento
de comprensión total.
Tacto feliz,
prosigue, te esperaba.

José Agustín Goytisolo