Seguidores

jueves, 2 de julio de 2015

personas bellas


Hopper



"Las personas más bellas con las que me he encontrado son aquellas que han conocido la derrota, el sufrimiento, la lucha, la pérdida y han encontrado su forma de salir de las profundidades. Estas personas tienen una apreciación, una sensibilidad y una comprensión de la vida que los llena de humildad y de una profunda inquietud amorosa. La gente bella no surge de la nada".

Elizabeth Kübler-Ross, psiquiata y escritora suizo-estadounidense. 






jueves, 25 de junio de 2015

hermosura



Ninfa d'acqua (Otto Theodore Gustav Lingner)



¿Cómo decíroslo?  En flor os quiero, jóvenes, audaces,
ahora que se alisa, como el remanso de un lago,
mi corazón sin sombras, límpido y cristalino,
para encerrar allí el reflejo de vuestro rostro.


Grata alegría, que vayáis inclinando las cabezas
hacia mi corazón, de repente, mientras os baña
con las encantadas, con todas las cautivadoras hermosuras
la luz secreta y sosegada de mis sueños.


María Polydouri en "Los trinos que se extinguen"








sábado, 20 de junio de 2015

imperceptiblemente amado






Yo estaré en tu pensamiento, no seré más que una sombra imprecisa;
habré existido en un instante en que la alegría y la piedad ardían en tus ojos.
Pero también quiero permanecer desconocido en ti.
Desconocido. Simplemente envuelto en tu felicidad.
Tú distraída en tu luz y yo apenas viviente en ella, y así, imperceptiblemente amado, esperar la desaparición.
Aunque quizá estamos ya separados por un hilo de sombra y cada uno está en su propia luz
y la mía es la que tú vas abandonando.

Antonio Gamoneda






jueves, 11 de junio de 2015

solo





Aunque no nos muriéramos al morirnos,
le va bien a ese trance la palabra: Muerte.

Muerte es que no nos miren los que amamos,
muerte es quedarse solo, mudo y quieto
y no poder gritar que sigues vivo.

Gloria Fuertes




miércoles, 3 de junio de 2015

PATRIMONIO

 
Kees Van Dongen


Sólo tendremos lo que hayamos dado.
¿Y qué con lo ofrecido y no aceptado,
qué con aquello que el desdén reduce
a vana voz, sin más,
ardiente ántrax que crece,
desatendido, adentro?

La villanía del tiempo,
del hábito sinuoso
del tolerar paciente,
difiere frágiles derechos,
ofrece minas, socavones, grutas;
oscuridad apenas para apartar
         vagos errores.

El clamor, letra a letra,
del discurso agorero
no disipa ninguna duda;
hace mucho que sabes:
         ninguna duda te protege.

Ida Vitale en "Reducción del Infinito"




viernes, 29 de mayo de 2015

TU ROSTRO








Tu rostro
Es lo más tierno entre lo tierno,
Tu mano
Es lo más blanco entre lo blanco,
Estás lejos
De todo mundo
Y todo es inevitablemente tuyo.

Inevitable
Es tu tristeza
Y la calidez
De los dedos de tus manos,
Y el sonido apacible
De tus palabras
Joviales,
Y la lejanía
De tus ojos.

Osip  Mandelstam






sábado, 16 de mayo de 2015

morfina







Placentera veneración de la nada

Plano sin aristas         centro omnipresente
Campo abierto     abierto       abierto



Velo blanco          velo blanco
Velo gris casi blanco
Velo azul muy pálido
Velo azul muy pálido



Pequeña nube rosa sola
En cielo despejado

Monalisa






miércoles, 13 de mayo de 2015

Ventanas






No basta abrir la ventana
para ver los campos y el río.
No es suficiente no ser ciego
para ver los árboles y las flores.
También es necesario no tener ninguna filosofía:
con filosofía no hay árboles: sólo hay ideas.
Hay sólo cada uno de nosotros, como un sótano.
Hay sólo una ventana cerrada, y todo el mundo afuera:
y un sueño de lo que se podría ver si la ventana se abriese,
que nunca es lo que se ve cuando se abre la ventana.

  Alberto Caeiro – Pessoa (Traductor: Ángel Campos Pámpano)



viernes, 1 de mayo de 2015

Isla Ignorada






Soy como esa isla que ignorada,
late acunada por árboles jugosos,
en el centro de un mar
que no me entiende,
rodeada de nada,
—sola sólo—.
Hay aves en mi isla relucientes,
y pintadas por ángeles pintores,
hay fieras que me miran dulcemente,
y venenosas flores.
Hay arroyos poetas
y voces interiores
de volcanes dormidos.
Quizá haya algún tesoro
muy dentro de mi entraña.
¡Quién sabe si yo tengo
diamante en mi montaña,
o tan sólo un pequeño
pedazo de carbón!
Los árboles del bosque de mi isla,
sois vosotros mis versos.
¡Qué bien sonáis a veces
si el gran músico viento
os toca cuando viene el mar que me rodea!
A esta isla que soy, si alguien llega,
que se encuentre con algo es mi deseo;
—manantiales de versos encendidos
y cascadas de paz es lo que tengo—.
Un nombre que me sube por el alma
y no quiere que llore mis secretos;
y soy tierra feliz —que tengo el arte
de ser dichosa y pobre al mismo tiempo—.
Para mí es un placer ser ignorada,
isla ignorada del océano eterno.
En el centro del mundo sin un libro
sé todo, porque vino un mensajero
y me dejó una cruz para la vida
—para la muerte me dejó un misterio.

Gloria Fuertes