Seguidores

lunes, 31 de diciembre de 2012

2013






COMIENZO

Ensanchar el alma contigo
y guiarte de la mano
lentamente
como la primera vez que hiciste el camino
descubrir de nuevo el viento
enseñarte a mirar de nuevo
De nuevo

Vestirnos de luz y lluvia para
correr a ver el mar de nuevo
donde surge la vida
el movimiento y el canto
y aprender de nuevo
el sabor de una risa prematura y nerviosa
esperanzada
De nuevo

Ser la música de unos ojos ilusionados
emprender de nuevo todos los trabajos
inventar el lenguaje
como la primera vez de todo

Y nacer juntos cada día
venir al mundo
De nuevo

Estrenar de nuevo el candor y la inocencia

Monalisa




sábado, 29 de diciembre de 2012

Canción de la esperanza


Marcello Mastroianni

Canción de la esperanza
en el camino inútil
de mi vida, tus manos
cruzan como dos alas
cargadas de ternura.

Yolanda Bedregal (Bolivia)



miércoles, 26 de diciembre de 2012





(...)
        No procede salvarse.
                             
                                      ¿De qué, para qué? 
                           
                                                                    No

procede salvarse.
        
                          
Antonio Gamoneda en "Canción Errónea"




miércoles, 19 de diciembre de 2012

ilusa




Si alguna vez lo versos
del poeta me leyeras

Si alguna vez
leyéndolos
                mi nombre dijeras

Monalisa



lunes, 17 de diciembre de 2012

leído hoy


Ellos tienen derecho al olvido -pero la herida es imborrable. Pueden pedir la dulzura que les fue arrebatada- pero nadie puede ya concedérsela. Tienen derecho a no querer recordar. Nosotros no.
(HATIKVA) *




*En hebreo, esperanza.




domingo, 16 de diciembre de 2012

cuerpo de invierno




El agua se aprende por la sed;
la tierra, por los océanos atravesados;
el éxtasis, por la agonía.
La paz se revela por las batallas;
el amor, por el recuerdo de los que se fueron;
los pájaros, por la nieve.

Emily Dickinson en ""El viento comenzó a mecer la hierba"



miércoles, 12 de diciembre de 2012

todo pasa






VÍSPERAS Y MEMORIAS

(...)

Al hostil corazón se le ha poblado
de designios felices su latir,
y está con fe de nuevo.
Y he querido volverlo a la memoria
de aquella tierra, donde tantos hijos
de la luz y la sombra son criaturas
dignas para el amor, para la vida
consoladora y ebria de la carne:
son flores, rayos, ríos, son colinas.
¿Para qué recordar? Cae la tarde
con débil luz en los tejados solos,
dora las hojas con sereno fuego,
indecisa en su muerte. Todo pasa,
y esta ciudad se quedará remota
en el lento recuerdo de mi vida.
¿Para qué recordar?, si hay aquí paz
para los ojos, y alegría breve
para el cansado corazón que aliento.

Francisco Brines en "Palabras a la oscuridad"



domingo, 9 de diciembre de 2012

A ti, que sé que me escuchas




EXCESO DE VIDA

Desde que te conozco tengo en cuenta la muerte.
Pero lo que presiento no se parece en nada
a la común tristeza. Más bien es certidumbre
de la totalidad de mis días en este
mundo donde he podido encontrarme contigo.
De pronto tengo toda la impaciencia de todos
los que amaron y aman, la urgencia incompartible
de los enamorados. No quiero geografía
sino amor, es lo único que mi corazón sabe.
En mi vida no cabe este exceso de vida.
Mejor, si te dijera que medito las cosas
(fronteras y distancias) en los términos propios
de la resurrección, cuando nos alzaremos
sobre las coordenadas del tiempo y el espacio,
independientemente del mar que nos separa.
Sueño con el momento perfecto del abrazo
sin prisa, de los besos que quedaron sin darse.
Sueño con que tu cuerpo vive junto a mi cuerpo
y espero la mañana en la no habrá límites.

Juan Ignacio González-Iglesias en "Eros es más"


miércoles, 5 de diciembre de 2012

Velázquez




Mientras España ardía y un poeta miraba deshacerse el hielo en canto, fluir las frases brillantes de la tierra, la luz, la salvación, él llegaba a la cima de lo eterno.

Y nadie pudo ir más allá. Algunos lo intentaron. Amplias crónicas relatan los naufragios de la época. Incluso el mismo rey quiso ser joven. Y así dispuso que brillara el sol en todo el territorio. Nadie pudo rozar siquiera la elevada música por él pintada. Mientras todo ardía, él levantó la hoguera inextinguible. Y vio hacia dentro, descubrió su ser. Música detenida, punto inmóvil.
El arte estará siempre pensándose a sí mismo en
Las Meninas.

José Luis Rey en "La luz y la palabra"



lunes, 3 de diciembre de 2012




Para contrarrestar un poco la acidez y la dureza de la entrada anterior, os dejo este dulce y tierno poema que, aunque no es alegre, deja un sabor dulce (una dulce melancolía) y antiguo como el de las pastas de vainilla y el té.

DE TARDE EN TARDE

A mi madre le gusta ir a ese café de sobrias lámparas,
pedir galletas de vainilla,
tomar dos tazas de té negro con parsimonia
como un acto ceremonial.
Hoy la he traído, pues, cediendo al gesto filial mi tarde laboriosa.
Tras los enormes ventanales vemos correr la vida afuera
mientras hablamos de otros días
y la tibieza del lugar sugiere que la felicidad no es más que esto.
De repente
como recuperando las palabras de un sueño
ella dice: "Qué lástima que todo se termina".
Lo dice con sonrisa liviana, pues sabe
que ser trascendental no conviene a la tarde.
(Mi madre cumplió setenta y cuatro años
y alguna vez fue bella).
Al fondo de las tazas el té pinta sus signos.
Yo no sé que decir.
Miramos la avenida, las caras planas de los transeúntes,
los árboles que callan. Anochece.

Piedad Bonett




domingo, 2 de diciembre de 2012






Os presento a Claus y Lucas, dos hermanos gemelos protagonistas de la novela que estoy leyendo (tres en una) de Agota Kristof. Con un estilo seco, duro… durísimo, directo y descarnado. Sin florituras ni metáforas, nos describe una realidad desoladora. La propia autora dijo: “No puedo volver a leer mis libros, porque me hieren de verdad”. No he terminado de leerlo, lo empecé no hace mucho, pero ya sé que Claus y Lucas se quedarán conmigo para siempre, como otros tantos personajes de ficción que me han marcado y que no podré olvidar.

Un capítulo del libro:


Ejercicio de endurecimiento del espíritu

"La abuela nos dice:
-¡Hijos de perra!
La gente nos dice:
-¡Hijos de bruja! ¡Hijos de puta!
Otros nos dicen:
-¡Imbéciles! ¡Golfos! ¡Mocosos! ¡Burros! ¡Marranos! ¡Puercos! ¡Gamberros! ¡Simbergüenzas! ¡Pequeños granujas! ¡Delincuentes! ¡Criminales!
Cuando oímos esas palabras se nos pone la cara roja, nos zumban los oídos, nos escuecen los ojos y nos tiemblan las rodillas.
No queremos ponernos rojos, ni temblar. Queremos acostumbrarnos a los insultos y a las palabras que hieren.
Nos instalamos en la mesa de la cocina, uno frente al otro, y mirándonos a los ojos, nos decimos palabras cada vez más y más atroces.
Uno:
-¡Cabrón! ¡Tontolculo!
El otro:
-¡Maricón! ¡Hijoputa!
Y continuamos así hasta que las palabras ya no nos entran en el cerebro, ni nos entran siquiera en las orejas.
De ese modo nos ejercitamos una media hora al día más o menos, y después vamos a pasear por las calles.
Nos las arreglamos para que la gente nos insulte y constatamos que al fin hemos conseguido permanecer indiferentes.
Pero están también las palabras antiguas.
Nuestra madre nos decía:
-¡Queridos míos! ¡Mis amorcitos! ¡Mi vida! ¡Mis pequeñines adorados!
Cuando nos acordamos de esas palabras, los ojos se nos llenan de lágrimas.
Esas palabras las tenemos que olvidar, porque ahora ya nadie nos dice palabras semejantes, y porque el recuerdo que tenemos es una carga demasiado pesada para soportarla.
Entonces volvemos a empezar nuestro ejercicio de otra manera.
Decimos:
-¡Queridos míos! ¡Mis amorcitos! Yo os quiero… No os abandonaré nunca… Sólo os querré a vosotros… Siempre… Sois toda mi vida…
A fuerza de repetirlas, las palabras van perdiendo poco a poco su significado, y el dolor que llevan consigo se atenúa."


*Gracias a Alejandro Palomas por sus sugerencias literarias, nunca me defraudan.


viernes, 30 de noviembre de 2012




En vano recorremos la distancia que queda
entre las últimas sospechas de estar solos... 

Caballero Bonald premio Cervantes 2012


lunes, 26 de noviembre de 2012

Cuéntame





Luis García Montero comienza su novela “No me cuentes tu vida” con estos versos:

En Varsovia, una muchacha hablaba así:
si quieres acariciarme, yo no me opondría
si quieres besarme, puedes hacerlo
te permitiría que me desnudes lo senos.
Pero debes saber que a papá lo fusilaron los alemanes
y a un hermano mío lo quemaron en los hornos.

Si quieres acariciarme, yo no me opondría
pero debes saber que todos estos muertos
aúllan en mí
y yo toda, soy ceniza.
Bésame, pero que no te sepa amarga.
                                                                 Geo Bogza


No me cuentes tu vida.
No me des la mitad de lo que ya no quieres.
                                                           Benjamín Prado



Desoyendo al autor, quiero decirte: Por favor, cuéntame tu vida. Dame, aunque sea, la mitad de lo que ya no quieres. Dame la mitad de tu pena.

Monalisa




miércoles, 21 de noviembre de 2012

Compañera de hoy




Compañera de hoy, no quiero
otra verdad que la tuya, vivir
donde crezcan tus ojos,
dando tu luz, tu cauce
a lo que veo y siento...

Deshacer ese ovillo
oscuro del temor,
encontrar lo perdido,
quebrar la voz del sueño...

Y lenta, lentamente
aprender a vivir,
de nuevo, de nuevo,
como en una mañana
cargada de riqueza.

Alfonso Costafreda




viernes, 9 de noviembre de 2012

Construyendo historias




Muerde el viento

La lluvia muerde

Ellos
se muerden y se besan

En la lejanía se muerden
en la soledad se besan

Su conjura contra el silencio
puede traspasar distancias

Aunque a veces
                     quieran simular que lo ignoran

Monalisa



domingo, 4 de noviembre de 2012

De nuevo


De nuevo el azar...
Y hoy se me han quedado pegados a la boca estos versos:

"El traje de las lágrimas
lo he encontrado siempre cortado a mi medida"



jueves, 1 de noviembre de 2012

Recuerdos





Nunca he sabido poner en orden los recuerdos. Nunca sé cuáles desechar y cuáles conservar. Como a todos les encuentro algo de valor (en mayor o menor medida), siempre decido conservarlos todos. Por eso ahora las paredes, rincones y anaqueles están llenos de muertos grandes y pequeños. De todos los colores. De todas las épocas. Por eso la tristeza se pasea a sus anchas por las estancias. Sin disimulo, con descaro.No se esconde. No.




martes, 30 de octubre de 2012

Secretos




DE LA CADUCIDAD DE LAS COSAS

Quién iba a decirnos,
poetas,
después de tantos versos
a lo frágil del tiempo,
que sólo él
es eterno!


REVERSOS

Pero la tempestad
sabe un secreto
que no alcanza jamás la calma.

Pero la calma
sabe un secreto
que no alcanza jamás la tempestad.

Fina García Marruz en "El instante raro" (Antología poética) 




domingo, 28 de octubre de 2012

Octubre




Hay una leve luz caída
entre las hojas de la tarde.
Dame
tu mano y cruza
de puntillas conmigo
para nunca pisarla,
para no arder tan tenue
en sus dormidas brasas
y consumirte lenta
en el perfil del aire.

J.A. Valente




viernes, 26 de octubre de 2012




...
Te he hablado de mis dudas
sobre el metal lejano y candente de tu acento,
de lo inhumano en fuga por tus dientes, del lento
prestigio de tu frente, de la luz de tus manos.
Te canté, todo, en planos
escuetamente míos.
(...)

Idea Vilariño


**Cuando la lluvia no me deja dormir, pegándose a mi costado como un guardián infranqueable, me refugio en mis lecturas y siempre me salvan. El insomnio tiene esas ventajas.




martes, 23 de octubre de 2012

Un cielo avaro de esplendor




Una de las citas del libro:

Nadie nos hable entonces de un aire que transcurre,
Nadie nos diga que en el principio hubo un jardín:
Sólo tenemos la certeza
Del girasol quemado por la luna.

Giovanni Quessep


y uno de los poemas:

PRESO EN UN AULA DE CRISTAL

Rodeado de muros tenebrosos no se divisa el sol. Mira, amor mío, sin su luz, los tronos y las dominaciones, este cielo diurno constelado de estrellas invisibles, cómo su azar nos llama hacia un paisaje que ni nubes ni pájaros se atreven a cruzar.

Jenaro Talens en “Un cielo avaro de esplendor”



lunes, 15 de octubre de 2012

Carta a los poderes





No podemos vivir eternamente rodeados de muertos y de muerte.
Y si todavía quedan prejuicios hay que destruirlos.
"El deber"
digo bien 
"EL DEBER"
del escritor, del poeta, no es ir a encerrarse cobardemente en un texto, un libro, una revista de los que ya nunca más saldrá, sino al contrario salir fuera
para sacudir
para atacar
al espíritu público
si no
¿para qué sirve?
¿Y para qué nació?

Antonin Artaud





viernes, 12 de octubre de 2012




Decir no
decir no
atarme al mástil
pero
deseando que el viento lo voltee
que la sirena suba y con los dientes
corte las cuerdas y me arrastre al fondo
diciendo no no no
pero siguiéndola.

Idea Vilariño (1968)



martes, 9 de octubre de 2012

despertando






Anduve por el dorso de tu mano, confiada,
como quien anda en las colinas
seguro de que el viento existe,
de que la tierra es firme,
de la repetición eterna de las cosas.
Mas de repente tembló el universo:
llevaste la mano a tus labios
y bostezando abriste la noche
como una gruta cálida.

Llevabas diez mil siglos despertando
y el fuego ardía impaciente en tu boca.

Chantal Maillard  En "Hainuwele" 




domingo, 7 de octubre de 2012

Pero...





ALABANZA TUYA

Es malo que haya
gente imprescindible.
No es muy buena
la gente que a sabiendas
se vuelve imprescindible.
La fruta
ha de continuar atesorando sol,
no ha de menguar la fuerza del torrente
si por acaso un día
se pierden los labios.

Pero
-y este pero me abrasa-
no puedo
decir que sea malo
que tú me seas imprescindible.

Jorge Riechmann





martes, 2 de octubre de 2012

Spoon River





En las últimas semanas he leído tres escritos de distintos amigos sobre la “Antología de Spoon River” de Edgar Lee Masters, con motivo de la edición completa en Bartleby Editores. Así que me entraron ganas de releerlo. Como normalmente tengo la costumbre de marcar las páginas con pegatinas de colores, os dejo aquí un par de poemas que me gustaron la primera vez que lo leí y que también me han emocionado ahora.


REUBEN PANTIER

Al fin, Emily Sparks, tus plegarias no fueron inútiles.
No fue del todo en vano tu amor.
Cuanto he sido en la vida se lo debo
a tu esperanza de que yo no renunciara,
a tu amor que me seguía viendo bueno.
Querida Emily Sparks, déjame que te cuente mi historia.
Paso por alto la influencia de mi padre y de mi madre.
Me metió en un lío la hija de la sombrerera,
y así me fui por el mundo,
donde corrí todos los peligros conocidos
del vino, las mujeres y los placeres de la vida.
Una noche, en un cuarto de la Rue de Rivoli,
cuando estaba bebiendo vino con una cocotte de ojos negros,
se me llenaron los ojos de lágrimas.
Ella pensó que eran lágrimas de amor, y sonrió
pensando en la conquista que había hecho.
Pero mi alma estaba a cuatro mil kilómetros de allí,
estaba en aquellos días en que tú me enseñabas en Spoon River.
Y precisamente porque ya no podías amarme,
ni rezar por mí, ni escribirme cartas,
habló por ti tu eterno silencio.
Y la cocotte de ojos negros creyó que las lágrimas eran por ella
y para ella los falsos besos que le di.
No sé cómo, desde aquel instante, lo vi todo distinto…
¡Mi querida Emily Sparks!


JULIAN SCOTT

Hacia el final
la verdad de los otros era falsedad para mí;
la justicia de los otros, injusticia para mí;
sus razones para morir, mis razones para vivir;
sus razones para vivir, mis razones para morir;
habría matado a los que ellos habrían salvado,
y salvado a los que ellos habrían matado.
Y comprendí que un dios, si viniera a la tierra,
tendría que obrar de acuerdo con lo que viera y pensara,
y que no podría vivir en este mundo de hombres
y moverse entre ellos
sin choques continuos.
El polvo es para arrastrarse, el cielo para volar...
Por eso, oh alma con alas crecidas,
remóntate hasta el sol.




sábado, 29 de septiembre de 2012

miércoles, 26 de septiembre de 2012


Así me siento desde hace un tiempo



No sé si es bueno o no. Ni lo quiero saber.
Sí sé que no quiero cambiar ese sentimiento.




viernes, 21 de septiembre de 2012

Otoño




Ha cambiado la tarde de repente. El otoño
sin aviso, resuelto y extremoso, con nubes
de extravagantes pulsos y el color del azufre
avasalló al verano y lo expulsó del trono.

Vinieron estas sombras calentadas apenas
por tímido resol y ese silencio anómalo,
inquietante, que agranda por dentro los palacios
abandonados al bárbaro y su leyenda.

Mientras, unos rabúos de kimonos celestes
les disputan chiando las uvas de la parra
a las avispas. Y junto a un olivo el hacha,
un símbolo inequívoco del fuego y de la muerte.

Hasta ayer parecía la vida inagotable.
En apenas minutos los minutos se acortan
y aunque es muy pronto aún, se secan ya las hojas,
y aunque no hemos llegado, es demasiado tarde.

Andrés Trapiello en "Un sueño en otro"



miércoles, 19 de septiembre de 2012

la vida se dice de dos formas


"Reflection" de Odilon Redon

Afuera estaba la vida. O eso que llamamos vida: ruido, movimiento, luz. Un calor distinto. Y los círculos concéntricos.
Allí dentro, el núcleo de un vivir: silencio, calma, ternura. Cariño, mucho cariño. También la grisura. La tenue cancioncilla. La mirada perdida. Las palabras extraviadas.
Aquí quedará el fruto de su vientre. Un regalo para el mundo.

Ayer mi tigre se volvió un gatito manso.

Monalisa




domingo, 16 de septiembre de 2012

huida




Soy quien cuida al tigre de Bengala
pero a veces sopla el Simún que
todo lo trastoca, me atropello,
y huye sin mi permiso

Monalisa



miércoles, 12 de septiembre de 2012

luz



Llega, de nuevo, a mis manos el libro “Cecilia y otros poemas” de Antonio Gamoneda. Así, sin buscarlo, como si fuese empeño del libro, como si él me buscase a mí. Y sigue siendo el deslumbramiento como la primera vez. Porque cada vez es la primera.




YO ESTARÉ en tu pensamiento, no seré más que una sombra imprecisa;

habré existido en un instante en que la alegría y la piedad ardían en tus ojos.

Pero también quiero permanecer desconocido en ti.

Desconocido. Simplemente envuelto en tu felicidad.

Tú distraída en tu luz y yo apenas viviente en ella, y así, imperceptiblemente amado, esperar la desaparición.

Aunque quizá estamos ya separados por un hilo de sombra y cada uno está en su propia luz

y la mía es la que tú vas abandonando.


* * *
  
(…)
Y de pronto te das cuenta de que huele mucho
a ella misma y a mujer y a algo
desconocido aún, y lo respiras.

Entonces los dos os sentáis en la tierra
y pones la cabeza en su pecho
y la oyes vivir.

Te sentirás seguro en el mundo.
Habrás sabido que no hay soledad pero que hay
algo más fuerte y más útil y hermoso.

Conocerás el destino
y crecerá tu paz al acercarse la noche
y al ir sabiendo que la vida es
una inmensa, profunda compañía.




viernes, 7 de septiembre de 2012

soy lo que falta



Hace días que leí una entrada en el blog “La antorcha de Kraus” sobre la poesía de Mark Strand. El comienzo de aquella entrada, los versos “Dondequiera que esté/ soy lo que falta”, me sedujeron tanto que casi me traspasaron, y me dije que tenía que leer ese libro. Y lo he hecho.

“Casi invisible” de Mark Strand es una experiencia indescriptible (aunque Fackel en su blog lo describe bastante bien), es algo que hay que vivir y sentir. Y pensar, pensar mucho. 
Leo ahora "Sólo una canción" también de Mark Strand (Selección, traducción y prólogo de Edurado Chirinos). Colección  la Cruz del Sur, Editorial Pre-Textos.

Que forma tan inteligente y tan bella de expresar lo inexplicable. 

MANTENER LAS COSAS JUNTAS

En el campo
soy la ausencia
del campo.
Siempre
es así.
Dondequiera que esté
soy lo que falta.

Cuando camino
parto el aire
y siempre
vuelve el aire
a ocupar los espacios
donde estuvo mi cuerpo.

Todos tenemos razones
para movernos.
Yo me muevo
para mantener las cosas juntas.




martes, 4 de septiembre de 2012

poetas





Entonces me dije:
Los únicos poetas que me interesan
son los que llevan cuidadosamente
con manos nerviosas
un cuenco lleno de sangre
en el que ha caído una gota de leche
o un cuenco lleno de leche
en el que ha caído una gota de sangre...
Ahora ya he visto, ahora quiero ver
el firme asimiento de un cuenco lleno hasta los bordes
de agua manantial.

Gunnar Ekelöf


lunes, 3 de septiembre de 2012

Dream


"Sueña cuando acaba el día,
Sueña y tus sueños podrían hacerse realidad,
Las cosas nunca son tan malas como parecen,
Así que sueña, sueña, sueña."
                                           Johnny Mercer

Dream (canción popular de los años cuarenta)


"La infrecuencia con que ocurre lo esperado..."
                                     
                                            William Carlos Williams
                                            At Kenneth Burke's Places (1946)


Con estas citas comienza Philip Roth la "Trilogía americana"






jueves, 30 de agosto de 2012

en noches como ésta


Luna y ardora

LUNA

Abre el libro de la tarde por la página
en que la luna, siempre la luna, aparece

entre dos nubes, moviéndose tan lentamente que parecía
que hubieran pasado horas  antes de que llegaras a la página siguiente,

donde la luna, ya más brillante, tendiera un camino amenazador
que te apartará de lo conocido y te llevará

hacia esos lugares en los que ocurre lo que has deseado,
una sílaba solitaria puesta como una oración

al borde del sentido, esperando a que digas su nombre
una vez más cuando levantas la vista de la página

y cierras el libro, sintiendo todavía la emoción
de haber habitado en aquella luz, aquel repentino paraíso de sonido.

Mark Strand en "Hombre y camello"